NEUROTONTERIAS y REFLEXION VERDE .................Amor y Humor.

Hacia  ya unos años que no abro  un blog en singles BIlbao. Y al hilo de una publicación que  he leido  hace un ratillo ( y qu eme parece  muy acertada), me animo  hoy  a volver a encontrarme  en este espacio con quienes deseen  leerme,

Un abrazo, ! Y viva  la inteligencia  sin chorradas !.

Lo ‘neuro-‘ está de moda. Está tan de moda que se ha comprobado que si algún producto incluye un cerebro en sus imágenes promocionales el nivel de aceptación del consumidor se dispara. La gente, que siempre explota estas cosas, se ha ido dando cuenta del respeto que genera la terminología neurocientífica y la ha comenzado a aplicar como reclamo en una serie de campos o ideas que dejan mucho que desear a nivel científico. Estos campos son las llamadas ‘neurotonterías‘, a veces también denominadas ‘neurogilipolleces’ o ‘neurochorradas’ —aunque yo prefiero el primer término al ser dialectalmente neutro.  NOta de bea:me  encanta  este posteador, sin pelos en la lengua

No todos estos campos son necesariamente pseudociencias. Algunos lo son, pero otros son simplemente parcelas de investigación que han basado su marketing —porque sí, la ciencia también tiene marketing— en la extralimitación de los resultados de la neurociencia o en descontextualizar su vocabulario hasta que ha perdido todo el sentido. Serían, entonces, un ejemplo de ‘mala ciencia’. Para cualquier persona que sabe algo de neurociencia no deja de ser hasta un poco divertido escuchar a esta gente decir cosas sin tener la más mínima idea de lo que están hablando, pero no nos dejemos llevar por la sonrisa que son capaces de sacarnos: esto es muy dañino para la ciencia. Lo es porque daña la comprensión pública de la neurociencia, y porque esta gente se cuelga del respeto que se ha ganado el campo para vender productos y servicios fraudulentos.

Algo curioso de las neurotonterías es que, en general, estos campos no tiene fronteras. El que hace neuroeconomía suele ser neurocoach que hizo unos trabajos en neurofilosofía, escribe un blog sobre neuroética y asesora a empresas sobre neuromarketing.  NOta   de bea:Sigo partiendome de risa: conozco a un par de ellos o tres.Parecen que saben de todo, y si rascas no saben  ni atarse los cordones de los zapatos  sin pedir ayuda a mamá wiki

Es una buena muestra del amateurismo y del ‘invéntese lo que le plazca’ que impera. Repaso algunos campos que se me vienen a la cabeza. Si alguien que lee esto tiene ideas para ampliar la lista, la vamos completando.

Neurocoaching

Lo que se entiende por ‘neurocoaching’ es coaching normal y corriente —es decir, aprovecharse de ricachones dependientes—, pero mezclado con mindfulness y programación neurolingüística. Esta última una aberración pseudocientífica que venden como ciencia de la buena. Todo ello sazonado con palabras como ‘plasticidad neuronal’, ‘rapto amigdalino’ o ‘corteza prefrontal’ que para ellos bien podrían ser cosas de neurociencia como grupos de la movida madrileña, porque da la sensación de que no lo tienen muy claro. Y encima te presentan el mejunje con una sonrisa de medio lado y una falsa seguridad que te llega a dejar estupefacto.

Normalmente los neurocoaches se presentan como expertos en el funcionamiento del cerebro, pero en cuanto abren la boca cualquier persona con alguna mínima lectura sobre el tema puede notar que lo que están contando no tiene nada que ver con lo que sabemos de este órgano a nivel científico. De hecho, suelen ser gente ávida de hacer dinero venida del mundo del marketing, de los negocios o simples iluminados que se autoproclaman guías espirituales usando algo de logorrea —términos como ‘neurocerebro’ o ‘neurocoaching ontológico’ son tan jodidos que creo que podrían ser peligrosos para la integridad de los ojos. Aquí no hay ni ciencia ni científicos, y mucho menos profesionales sanitarios debidamente acreditados. Todo es un montón de verborrea medio espiritual con ese irritante tono de positivismo, paternalismo y wishful thinking que caracteriza al coaching, mentoring y chorradings varias.

NOTA  DE BEA:   de mayor  yo tambien  quiero ser coach. Jolines...igual lo soy ya y aún no me he dado cuenta( tengo que revisar mis carpetas, a veces hay cosas que se pierden...jajaj )

Neurografología

Suena sofisticado, pero no es más que grafología de toda la vida con un ‘neuro’ al principio carente de todo sentido. No hay que confundir la grafología, que es una pseudociencia que afirma poder predecir la personalidad de las personas e incluso hacer diagnósticos sanitarios en base a cómo escribimos, con elperitaje caligráfico, que es una cosa muy seria con la que se cotejan firmas y escritos.

Neuromarketing

Soy consciente de que juego duro incluyendo al neuromarketing entre las neurotonterías, pero tengo buenas razones. Antes que nada, cabe decir que esto no es una pseudociencia, y que es un campo más maduro que los demás aquí presentes. El problema aquí estriba en la exageración de los resultados y en el uso indiscriminado del prefijo ‘neuro-‘ cuando no procede emplearlo.

El neuromarketing tiene dos santos griales de los que esta gente saca petróleo cuando vende su campo. El primero es que la toma de decisiones, si bien es cierto que tiene un feedback por parte de los eventos conscientes, es ejecutada de forma inconsciente. Hay un desfase temporal entre la decisión y nuestra consciencia de haberla tomado. Las implicaciones de este hallazgo no dan mucho de sí, pero ellos lo venden como si fuera el descubrimiento de América. Y, en segundo lugar, las implicaciones de las emociones en las decisiones que tomamos. Algo que, si lo pensamos bien, tampoco es para tanto. Nadie elige a su pareja con cálculos matemáticos racionales, ni se compra un coche si no le gusta, por más fiable que sea.

La diferencia entre la psicología y la neurociencia reside en el nivel de abstracción. La psicología estudia la conducta observable, mientras que la neurociencia estudia los procesos moleculares, celulares y los sistemas nerviosos que subyacen a ella. Hay estudios dentro del neuromarketing muy interesantes y que merecen el apelativo de ‘neuro’. Por ejemplo, aquellos acerca de los patrones de activación cerebral ante determinados anuncios —para analizar si se activan zonas emcionales o no—, o el uso de potenciales evocados —una técnica que tampoco es que sea el culmen de la fiabilidad. Pero la mayoría de lo que se suele denominar ‘neuromarketing’ en realidad es ‘psicomarketing’, ya que usan herramientas de la psicología y no de la neurociencia.

Lamentablemente —porque la psicología es muy respetable cuando se hace bien— el subfijo ‘neuro-‘ tiene más tirón que ‘psico-‘, así que ellos se adscriben al primero cuando no corresponde. El eye tracking y otras técnicas de psicofisiología —como la conductancia eléctrica de la piel, los electrocardiogramas, las medidas de las microexpresiones faciales o el ritmo y amplitud respiratoria— son técnicas que no pertenecen propiamente a la neurociencia. Aunque cabe decir que una enorme cantidad de las cosas del neuromarketingdirectamente no pertenecen ni a la psicología. Son, más bien, estudios de marketing sin más.

Un último gran problema es que la investigación seria es algo riguroso y que tarda bastante tiempo. Los estudios en neuromarketing suelen llevarse a cabo por asociaciones universidad-empresa, que en este campo no funcionan muy bien. Y no lo hacen porque las empresas presionan para vender resultados preliminares como concluyentes, cuando no lo son.

NOTA   DE BEA: uY  uYYY uYYY.Con la iglesia  hemos topado.Cuando  salen cosas  de pasta  el fondo se pone turbio...

Neuroratoria

Supuesta aplicación de la neurociencia a la oratoria. Se ha estudiado bastante el comportamiento del cerebro durante la escucha, y sabemos bastante bien cómo se genera y procesa el lenguaje. El problema con la neuroratoria es que no aplica nada de esto; le pone el ‘neuro’ a algo que no incluye neurociencia real y que es impartido por gente que no sabe ni habla de neurociencia. La cantidad de tonterías que son capaces de decir e inventarse es realmente espectacular.

NOTA  DE BEA:  Aqui  ! ni rechistar !  , es mas que cierto y enorme verdad:que  eso de las tonterías  lo vemos a diario.A algunas  ,lo que realmente nos sorprende  es la cantidad  de tontos/as  diciendo  tonterías , ascendido a lso altares y que son aplaudidos por la plebe, Pero  eso de regalar bocatas de chorizo  da grandes resultados...jaja

Neurociencia cuántica

Esto es un derivado de lo que ha venido llamándose ‘misticismo cuántico‘, que supone una interpretación fantasiosa de los principios de la mecánica cuántica. Está inscrita, además, dentro de una pseudociencia indiscutible como es la neurociencia no materialista. Más o menos todos sabemos que a nivel cuántico las leyes de la física que todos manejamos no se cumplen, y que la mecánica que rige el comportamiento de las cosas no es la misma. Pasan cosas muy raras que violan la lógica diaria en la que vivimos. Pero sabemos también que cuando la gravedad entra en juego es la mecánica, digamos, ‘relativista’, la que se aplica. Es decir, las cosas siguen la lógica habitual de no contradicción y causa-efecto. No se ha probado nunca, y ni siquiera tenemos una hipótesis prometedora para ello, que los eventos típicos de la mecánica cuántica afecten de forma directa a lo que sucede en el mundo en el que nos movemos.

Pero a la gente le encanta elucubrar. Y lo que es peor, le encanta hacer pasar sus elucubraciones por verdades científicamente contrastadas. Ahí tenemos los casos de Popper y Eccles, o de Roger Penrose. Cabe decir algunas cosas. (1) Popper fue un filósofo de la ciencia muy influyente —especialmente por sus primeras 3 obras—, con ciertos conocimientos de física, pero que vivió un muy mal envejecer y que desconocía de forma supina la biología. (2) Eccles escribió sus delirios acerca de la explicación de la mente humana sobre la base de la mecánica cuántica unos 13 años después de ganar el Nobel —un premio que recibió por sus muy científicos e interesantes trabajos en neurofisiología, que no tienen nada que ver con lo otro. Y (3) Roger Penrose es matemático, no tiene ni idea de neurobiología, y basa sus ideas en el teorema de Gödel y el problema de la parada de Turing. Tanto al pobre Gödel como a Turing —especialmente al primero— los han utilizado de forma reiterada para justificar todo tipo de magufadas. Lo cierto es que el uso de las ideas de Gödel para este tipo de cosas es una clara extralimitación de sus resultados, que se limitan a probar la incompletitud de la aritmética al existir ciertas proposiciones indecidibles —no me meto más aquí para evitar que os durmáis.

La idea básica, dicho de forma muy tosca, sería que el dualismo —la idea de que la mente es independiente del cerebro— es correcta, porque en ciertas zonas del cerebro —normalmente, los microtúbulos— tendrían lugar eventos cuánticos. Ello haría que no se cumplieran las leyes de la física habitual y que en las decisiones que tomamos no existiera una relación causa-efecto determinista. Pero la idea es pura fantasmogaría. La elección habitual de los microtúbulos, ya de entrada, es totalmente aleatoria. Estas estructuras forman parte del citoesqueleto de nuestras neuronas y tienen bastantes funciones, especialmente el transporte de elementos desde el centro de la célula hacia los terminales sinapticos, y viceversa. Cabe mencionar que no tienen nada de especial, y que, de hecho, están presentes en todas las células. Así que si la mente está en los microtúbulos, cuidado la próxima vez que te cortes las uñas: podrías estar acabando con una consciencia. Una locura todo.

NOTA DE BEA: a  mi eso de los microtúbulos  me pone nerviosa. Quizás porque me cuesta un poco  mas detectar lo pequeño y escondido que lo que  sale ! ALE !  a  la luz  de forma natural  ! toma geiser  y dejate de  microtúblulos !

¿Cuantos  años  he de estar sin cortarme las uñas?

mas pero sin notas " verdes " en :https://lavenganzadehipatia.wordpress.com/2015/12/04/neurotonterias/

Visitas: 342

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Singles Bilbao para añadir comentarios!

Participar en Singles Bilbao

© 2018   Creado por Clan-2000   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio